viernes, 11 de enero de 2013

DÍGALE NO AL FLÚOR!: BARATO Y ECOLÓGICO DENTÍFRICO HECHO EN CASA


Triclosán, Cloruro de belzalconio y Clorohexidina son solo algunos de los químicos que suelen estar presentes en Jabones anti-bacterianos, dentífricos, enjugues bucales, etc. Pueden dar irritación de la piel y favorecer la resistencia de las bacterias. Además vienen en su envase de plástico, dentro de su caja de cartón impresa a todo color, y todo esto por algo que podría ser mucho más natural y efectivo, bueno aprendamos como liberarnos de esta sopa química y elaborar nuestro propio dentífrico en casa y por muy poco dinero.

Ingredientes:

Salvia o tomillo. Aceite esencial de menta. Sal marina. Arcilla blanca (importante que sea para uso interno, también puede tener el nombre de caolín).
La salvia tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y astringentes. Sus indicaciones son diversas, como el tratamiento de espasmos, fiebre, estimulación de la secreción biliar, aerofagia, flatulencias digestivas y, ya de forma específica en la boca, inflamación de encías, úlceras y llagas bucales, así como faringitis.
El tomillo también tiene propiedades antisépticas. Se emplea para la halitosis, inflamaciones de la boca, aftas, cuidado de los dientes y encías, lavado de heridas en infecciones de la piel causadas por hongos, dermatosis, caída del cabello por infecciones y piojos.
La menta calma los dolores dentales. Tiene un efecto refrescante y contrarresta el mal aliento.
La arcilla blanca contiene oligoelementos que intervienen en la formación y conservación de los dientes. Impide la proliferación bacteriana y microbiana y refuerza las defensas del organismo. Resulta excelente como enjuague bucal.
La sal marina es usada como medicina natural ante inflamaciones bucales y de garganta. Incrementa la acción de la arcilla.
Preparación:
Hacer una infusión con la salvia o tomillo, (un vaso de agua hirviendo con una cuchara pequeña de salvia o tomillo durante 4 minutos). Filtrar la infusión usando por ejemplo una gasa.
En un vaso limpio se añaden dos cucharadas de infusión con 2 gotas de esencia de menta y una pizca de sal marina. Se añaden 3 cucharadas de arcilla blanca y removemos con una espátula pequeña hasta que nos quede todo uniforme. Se introduce en un recipiente adecuado (un frasco pequeño por ejemplo) y se conserva en heladera.
Consideraciones a tener en cuenta:
Dura un buen tiempo siempre que lo guardemos en la nevera. El recipiente siempre debe ser de vidrio. No hay problema por el esmalte, no ocasiona ni manchas ni es más abrasivo que cualquier dentífrico normal. Tenemos una pasta completa con protección bacteriana, antiséptica, antiinflamatoria y astringente, gracias al poder de las plantas.
Otra buena idea sería cambiar nuestro cepillo de dientes, cuando ya no de más de sí por supuesto, por uno de bambú y cerdas de polímeros biodegradables, que hoy se encuentran fácilmente en tiendas ecológicas y no salen más que los normales.
Ecocosas.com

N de la R: quienes no hayan podido leer sobre los efectos del flúor en la salud (que contienen las pastas dentales) pueden encontrar la publicación en la etiqueta "salud". La arcilla se puede conseguir en negocios que venden productos especiales para cosmética, sobre todo los que están enfocados a profesionales del masaje y la estética en general. El bicarbonato de sodio es una buena opción y también la sal fina ayuda a blanquear los dientes.

2 comentarios:

  1. que tal? estoy queriendo hacer mi propio dentrifico pero no se donde puedo conseguir la arcilla blanca en buenos aires. Me pueden ayudar? gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que como no estamos en Bs As, lamentablemente no podemos ayudarle en su consulta. Pruebe buscando en internet y además use con confianza sólo bicarbonato y obtendrá resultados comprobados. Ni una caries!!!. Saludos!!

    ResponderEliminar

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...