viernes, 7 de diciembre de 2012

LA MARIHUANA Y LAS ENFERMEDADES PSICÓTICAS

Un estudio científico demostró que el cannabis puede provocar enfermedades psicóticas como la esquizofrenia.

La investigación fue llevada a cabo por el equipo del Instituto de Psiquiatría del King's College en Londres. Los científicos dieron a voluntarios sanos un ingrediente activo que se encuentra en la marihuana, el tetrahidrocannabinol o THC. Descubrieron que la sustancia reduce la actividad en un área del cerebro encargada de mantener bajo control a los pensamientos inapropiados. Se cree que en años recientes se han duplicado los niveles de THC en la planta que se vende en la calle. "Estamos viendo que el nivel de consultas por consumo de cannabis ha aumentado drásticamente", dijo a BBC Ciencia el profesor Juan Carlos Mansilla, director del Centro de Asistencia a la Drogodependencia de la Universidad Nacional de Córdoba. Argentina. "Hay una tendencia entre jóvenes y adolescentes de mayor abandono escolar y de mostrar comportamientos y crisis psicóticas". "Y lo atribuimos en parte a la mayor concentración de THC que se ha encontrado en el cannabis", afirma el experto. La investigación será presentada en una conferencia sobre el impacto del uso del cannabis en Londres esta semana.

Dependencia                                                                                                                                                         

Se cree que millones de personas en todo el mundo mantienen una dependencia de la marihuana. Y que la mitad de los jóvenes de 16 a 29 años la han probado alguna vez. Recientemente, sin embargo, se ha registrado en todo el mundo un incremento en el número de personas que buscan ayuda en el hospital por problemas provocados por el cannabis. Y los pacientes son cada vez más jóvenes. "La cuestión es que hoy en día la cultura juvenil asume la marihuana creyendo que es una sustancia no solamente inofensiva sino también curativa", afirma el profesor Mansilla. "Y esto es obviamente una creencia errónea", agrega. "Ahora estamos frente al problema de que la marihuana de hoy en día no es la misma marihuana de hace 20 años". Según los expertos el cannabis callejero se ha vuelto cada vez más potente. Se cree que en promedio el contenido de THC en la planta se ha triplicado en años recientes. Los investigadores del Instituto de Psiquiatría dieron a voluntarios hombres sanos que no habían abusado del cannabis, cápsulas que contenían THC, CBD, o un placebo. Posteriormente los científicos llevaron a cabo escáneres cerebrales y varias pruebas en los voluntarios. Descubrieron que los que tomaron THC mostraron una reducción en la actividad del cortex frontal inferior. Esta zona mantiene bajo control pensamientos y conductas inapropiadas, por ejemplo, la paranoia o la agresión. Los efectos en los voluntarios fueron de corta duración, pero algunos individuos mostraron ser más vulnerables que otros.

Vulnerables                                                                                                                                                      

La marihuana contiene en promedio unos 60 compuestos y unas 400 sustancias químicas. El THC es el compuesto más psicoactivo de la planta. Los investigadores británicos afirman que esta investigación "ofrece la evidencia más clara de que el cannabis tiene un impacto importante en el cerebro". Hasta ahora no se han podido comprobar los efectos a largo plazo, ya que es éticamente imposible provocar una psicosis a largo plazo en voluntarios. Sin embargo, los científicos agregan que "si con una sola dosis una sustancia tiene un efecto activo en la inducción de psicosis, no nos sorprendería que una dosis repetida provocara una condición crónica". Los brotes psicóticos suelen caracterizarse por una conducta de aislamiento y distorsiones en la percepción de la realidad. A menudo se presentan manías persecutorias, ideas delirantes y alucinaciones auditivas. Cuando la enfermedad se vuelve crónica podría conducir a enfermedades como esquizofrenia, con brotes psicóticos recurrentes y pérdida progresiva de las funciones cognitivas. "Necesitamos más estudios para confirmar que efectivamente la marihuana produce psicosis entre adolescentes", afirma Juan Carlos Mansilla. "Pero al parecer, entre ciertos jóvenes con cierta predisposición a la psicosis, la marihuana tiene la capacidad de activarla o producirla". "Lo cierto es que no habría tanta aparición de este tipo de patología si el consumo no fuera tan alto como hoy en día", señala el experto. "Estamos hablando de jóvenes y adolescentes con una alta vulnerabilidad a la psicosis -agrega- y esta vulnerabilidad no se hubiera activado si no hubiera sido por el abuso de la marihuana". En los últimos años, los científicos se han dado cuenta de que la marihuana es mucho más peligrosa de lo que se creía.

Abuso de la marihuana 
                                                                                                                  
¿Existe una relación entre el consumo de la marihuana y la enfermedad mental?                               

Las investigaciones en la última década se han centrado en si el uso de la marihuana realmente causa otras enfermedades mentales. La evidencia más fuerte hasta la fecha sugiere que sí existe un vínculo entre el consumo de cannabis y la psicosis (Hall y Degenhardt 2009). Por ejemplo, una serie de estudios prospectivos grandes que siguió a un grupo de personas por un tiempo mostró una relación entre el uso de la marihuana y el desarrollo posterior de psicosis. El consumo de la marihuana también empeora el curso de la enfermedad en aquellos pacientes con esquizofrenia y puede producir una reacción psicótica breve en algunos usuarios, la que se desvanece al ir menguando los efectos de la droga. La cantidad de la droga que se consumió, la edad del primer uso y la susceptibilidad genética del usuario pueden influir en esta relación. Un ejemplo es un estudio (ilustrado aquí) que encuentra un riesgo mayor de psicosis entre los adultos que habían consumido marihuana en la adolescencia y que también tenían una variante específica del gen de la catecol-O-metiltransferasa (COMT), una enzima que degrada los neurotransmisores como la dopamina y la norepinefrina (Caspi y cols. 2005). Además de los vínculos observados entre el uso de la marihuana y la esquizofrenia, se han reportado otras asociaciones menos consistentes entre el uso de la marihuana y la depresión, la ansiedad, los pensamientos suicidas por adolescentes y los trastornos de la personalidad. Uno de los vínculos más citados, aunque aún controversial, es la falta de motivación, conocida como síndrome amotivacional, que se define como una disminución o ausencia de motivación para participar en actividades típicamente gratificantes. Debido al papel que desempeña el sistema endocannabinoide en la regulación del estado de ánimo, estas asociaciones tienen cierto sentido lógico; sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmar y comprender mejor estas relaciones.
                                                                                  
La influencia que tiene el consumo de la marihuana en la adolescencia sobre la psicosis en la edad adulta se ve afectada por variables genéticas.

Esta gráfica muestra que las variaciones en un gen puede afectar la probabilidad de desarrollar psicosis en la edad adulta, después de haber sido expuesto al cannabis en la adolescencia. El gen COMT regula una enzima que descompone la dopamina, una sustancia química del cerebro implicada en la esquizofrenia. El gen se presenta de dos formas: "Met" y "Val". Las personas con una o dos copias de la variante "Val" tienen mayor riesgo de desarrollar trastornos del tipo esquizofrénico si consumen cannabis durante la adolescencia (que se muestra en la gráfica con las barras oscuras). Los que sólo tienen la variante "Met" no se vieron afectados por el consumo de cannabis.

Fte: BBC Mundo Ciencia (Adaptado de Caspi y cols., Biol Psychiatry)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...