domingo, 9 de diciembre de 2012

GEMÍNIDAS: LLUVIA DE ESTRELLAS HASTA EL 13 DE DICIEMBRE



La órbita terrestre atravesará a partir del viernes 7 y hasta el jueves 13 la estela de un asteroide de órbita inusual, que se verá como forma de lluvia de estrellas. El fenómeno podrá ser observado a simple vista, dependiendo de las condiciones meteorológicas.

GEMÍNIDAS

Las Gemínidas es una de las lluvias de estrellas más importantes que tendrán lugar en el año. Comenzó el viernes, pero tendrá su punto máximo el próximo jueves 13, cuando la órbita terrestre atraviese la estela del asteroide 3200 Phaeton.
Todos los aficionados a la astronomía no tienen que preparar ni siquiera sus telescopios, ya que la lluvia podrá observarse simplemente con los ojos. Si no hay nubes entrarán en la atmósfera alrededor de 120 meteoros por hora, según la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España citado en el periódico ABC.
Se podrán disfrutar hasta un meteoro por minuto en las mejores condiciones de observación posible. Para ver esta lluvia lo único que hay que hacer es alejarse un poco de las grandes luces de la ciudad, mirar el cielo y acostumbrar la vista a la oscuridad de las estrellas. 
"Relájese, sea paciente y deje que sus ojos se adapten a la oscuridad. La mejor dirección donde mirar es siempre donde el cielo está más oscuro, probablemente hacia arriba", explica Alan MacRobert, editor de la revista Sky & Telescope. 
En Argentina podrá verse, pero sólo con telescopios y dependerá de las condiciones atmosféricas. 
Los meteoros pequeños se asemejan a pequeñas rayas rápidas. Los más brillantes pueden navegar a través del aire durante varios segundos y dejar un breve rastro de humo brillante. 
Si se traza la dirección del vuelo de cada meteoro hacia atrás lo suficientemente lejos en el cielo, nos daremos cuenta de que esta línea imaginaria cruza un punto en la constelación de Géminis, cerca de la estrellas Cástor y Pólux. Ese punto se llama el radiante de la lluvia de estrellas, del que parecen venir todas las Gemínidas. 
En realidad, estas estrellas fugaces son creadas por pequeños trozos de restos de rocas (del tamaño de un grano de arena o un guisante) que se desprenden de un pequeño asteroide llamado 3200 Phaethon. A través de los siglos, estos trocitos se han extendido a lo largo de la órbita del asteroide para formar un río de escombros de cientos de millones de kilómetros de largo. La órbita de la Tierra alrededor del Sol nos lleva a mediados de diciembre a atravesar esta corriente de partículas. 
Cuando estas partículas golpean la atmósfera superior de nuestro planeta, la fricción el aire hace que parezca una llamarada. Y a nosotros, al menos durante un rato, nos hacen mirar más allá de lo cotidiano.

Fte: Urgente24

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...