martes, 18 de diciembre de 2012

EN BUSCA DE LA VERDAD: NAVIDAD, HECHA DE RAÍCES PAGANAS

Yggdrasil, árbol de la Vida o del Universo

Cada año, cuando se aproxima la tradicional fecha del 25 de diciembre, todas las sociedades del mundo sufren las mismas  dificultades, contratiempos, disgustos e impedimentos de una sociedad que hace culto y honor a la bestia capitalista; el consumo. Se gasta lo que no se tiene y se celebra LO QUE NO SE ENTIENDE.  El sentido y la esencia navideña se fueron perdiendo con el pasar de los años y esta se transformó en una GRAN ORGIA DE ALIMENTOS Y REGALOS que para nada conforman el espíritu que debe tener esta fecha tan importante.  Tan es así, que hasta hay quienes repudian estas celebraciones por creer que solo son un invento comercial.  Nunca una mentira se ha perpetrado y tergiversado tanto como es el VERDADERO ORIGEN DE LA NAVIDAD.  En casi todo el mundo se celebra de maneras diferentes  a partir del supuesto nacimiento de Yeshua, el hijo de  Yahveh. En Persia, unos dos mil años antes de este supuesto alumbramiento, se celebraba el nacimiento de Mitra, dios de la luz, los egipcios adoraban a Horus, divinidad que provenía de la matriz virginal de Isis.  Los aztecas conmemoraban el arribo de Huitzilopochtli, divinidad guerrera y solar. Los romanos a Apolo con su fiesta del Sol Invicto. Los germanos y escandinavos a Frey, dios del Sol Naciente, la fertilidad y la lluvia ornamentando un árbol de fresno, símbolo del legendario Yggdrasil, árbol de la Vida o del Universo. Según la cosmogonía nórdica, conectaba los nueve planos del cosmos, sus raíces y ramas mantenían unidos los distintos mundos, entre los que se destacaban, Asgard, tierra de los inmortales coronada por el Valhalla y residencia de Odin. Midgard, reino de los humanos mortales y Helheim, morada de los muertos.El judeo cristianismo, al no poder  eliminar  aquellos símbolos, rituales, mitos, festividades y tradiciones paganas los “cristianiza”. San Bonifacio, evangelizador de la Germania pagana  taló un fresno de tal naturaleza, plantando una conífera adornada de velas y manzanas. Sus hojas perennes simbolizaban el amor permanente al Dios bíblico; las manzanas, en las que han derivado los tan conocidos adornos esféricos, representaban las tentaciones y el Pecado Original, y los candiles equivalían al Cristo como Luz del Mundo. Tal es el germen originario de la iconosfera exotérica de la Navidad en el presente: solo una deformación  de mitologías preexistentes “acomodadas” por el Cristianismo, apropiándose de ellas y eliminándolas con la globalización religiosa y cultural que el Imperio Romano (una vez que adapto el credo de la cruz luego del reinado de Constantino), impuso a la Europa conquistada hasta el día de hoy.La leyenda de un dios que muere y resucita es  frecuente entre los pueblos celtas, germanos, griegos, egipcios y arios. Es extraño y no casual que la fecha del 25 de diciembre en que los cristianos celebran la natividad de Jesús coincida con la fecha en que los paganos festejaban miles de años antes el renacimiento del Sol luego del largo invierno.Según la Biblia, María y José no encontraron hospedaje en la ciudad de Belén, debido a que se celebraba una festividad judía y la población del campo ahora se encontraba en la ciudad; en consecuencia debieron alojarse en un establo. ¿Cuál es la celebración que conmemoran los judíos un 25 de diciembre? Ninguna, la única es la de Hanukha, y se conmemora por los eventos que sucedieron durante la revuelta macabea ocurrida muchos años DESPUÉS de la muerte de Jesús. Un total contrasentido.También el nacimiento del niño Dios, tiene una  “extraña” y “casual” similitud con la tradición hindú de Krishna, la octava reencarnación del dios Vishnú. El tirano Kamsa advierte del nacimiento del niño-dios ordena la muerte de todos los infantes nacidos en esa época, igual que como aseguran los cristianos que hizo Herodes aun cuando no existe registro histórico que corrobore ese hecho. Los padres de Krishna también escapan a una ciudad vecina, Vrindaban y Krishna también nace en “un establo”.  Tras la Navidad  se oculta una de las más importantes  y profundas constantes del alma de la cultura europea.  La noche del 24 y 25 de diciembre marca el solsticio de invierno, la noche mas larga del año. En la Biblia, Malaquías escribió refiriéndose al Mesías, “el Sol de la Justicia”.También Arthur Weigall (1880-1934, egiptólogo, periodista y escritor) expresa al respecto: “Esta nueva fecha fue elegida enteramente bajo influencia pagana. Desde siempre había sido la del aniversario del sol, que se celebraba en muchos países con gran alborozo. Tal elección parece habérsele impuesto a los cristianos por hallarse éstos en la imposibilidad, ya fuera de suprimir una costumbre tan antigua, ya fuera de impedir al pueblo que identificara el nacimiento de Jesús con el del Sol. Así hubo que recurrir al artificio, frecuentemente empleado y abiertamente admitido por la Iglesia, de dar una significación cristiana a este rito pagano irreprimible" (Survivences païennes dans le monde chrétien, París, 1934). Esta misma tesis es admitida por numerosos autores cristianos. Credner, en 1833, señalaba: "Los Padres transfirieron la conmemoración del 6 de enero al 25 de diciembre porque la costumbre pagana quería que se celebrara en esta fecha el nacimiento del Sol, encendiendo velas en signo de alegría, y porque los cristianos tomaban parte en estos ritos y festejos. Cuando los doctores vieron cuán ligados seguían los cristianos a esta fiesta, tomaron la decisión de hacer que la Natividad se celebrara en este día" ("De natalitiorum Christi origine", Zeitsch, Hist. Theol., III).  Para los cristianos el día del Señor es el domingo (día del Sol) una prueba más del culto Solar que envuelve al Cristianismo.Uno de los más antiguos dispensadores de regalos es, curiosamente, San Martín, el mismo que da la señal para la matanza ritual del cerdo, patrón de las fiestas del buen comer y mejor beber, del que quedan evidentes huellas en diferentes regiones alemanas y en algunas zonas rurales de Bélgica, como así también en Cataluña. El escritor F.X. Weiser, explica: "tras el nombre de Santa Claus se oculta la figura del dios pagano germánico Thor, cuya leyenda ha pasado al viejo obispo en la presentación moderna de San Nicolás. Para nuestros antepasados paganos, es el dios más alegre y mejor, que nunca dañaba a los humanos, sino que los ayudaba y protegía. En cada casa se le consagraba un lugar especial ante el altar, y se decía que descendía por la chimenea en su elemento, el fuego" (Fetes et coutumes chrétiennes. De la liturgie au folklore, Mame, 1961). Pero este origen germánico se complica si tenemos en cuenta que, en la tradición popular de los Países Bajos, se dice que San Nicolás viene de España. ¿Es sólo un recuerdo de la época imperial? El antropólogo José Antonio Jáuregui narró hace poco tiempo su descubrimiento de que hacia los siglos XV o XVI existía pareja fiesta de San Nicolás en Valencia, lugar de escasísima presencia germánica. ¿Es la misma fiesta? ¿Tal vez el actual San Nicolás centroeuropeo es una composición de elementos germánicos y otros mediterráneos aportados por los soldados españoles? Misterio. En todo caso, lo seguro es que no se trata del obispo de Mira.EL ARBOL ETERNO: los primeros datos acerca de esta costumbre en la época moderna datan de los años 1521 y 1539, y siempre circunscritos a esa región de Europa. No se extenderá por todo el continente hasta el siglo XIX. El tema del árbol ligado a la fiesta del solsticio parece ser antiquísimo, J. Lefftz lo remonta al paganismo antiguo (Elsässischer Dorfbilder, Wörth, 1960) y parece claro que no hay ningún rastro cristiano en él. En la simbología cristiana, el único árbol conocido es el árbol del jardín del Edén, del que Adán comió el fruto prohibido, desobedeciendo a Yahvé. Por el contrario, algunos datos de la vieja Irlanda y sobre todo de Escandinavia permiten remontar esta costumbre a un viejo culto al árbol germánico. En la actualidad se admite, con M. Chabot, que "en los tiempos paganos, en las fiestas de Yule, celebradas a finales de diciembre en honor del retorno de la Tierra hacia el Sol, se plantaba ante la casa un abeto del que colgaban antorchas y cintas de colores" .El árbol no aparece solo en la tradición germana, sabemos gracias a Virgilio,  que en Roma durante el periodo de las saturnalias, se colgaba en plaza pública un árbol cargado de juguetes. Es indudable que el árbol es un componente arraigado en las tradiciones europeas, es un SIMBOLO SAGRADO, trabaja como eje y pilar del mundo. El árbol, con su imponente y sobrecogedora  estructura, sus bellas hojas, su solido tronco y sus hondas raíces, es una representación del COSMOS Y DE SU ORGANIZACIÓN; pone en contacto los diferentes niveles del mundo (el cielo, la superficie y el reino subterráneo); une el presente, el pasado y el futuro, y liga al hombre con su linaje y su devenir. Vínculo de lo continuo y lo discontinuo, representa la vida que nunca se consuma y por eso es símbolo de la regeneración perpetua de la vida (así como su color lo indica, verde). El solsticio de invierno, es un testimonio fiel del RENACIMIENTO ETERNO DEL SOL. Por lo tanto, Árbol y Navidad, mantienen entre sí una conexión indestructible de profundos significados. Esto es la Navidad; un antiguo rito pagano, hondamente religioso; solo quienes son muy ignorantes niegan la existencia de una religión pagana, y que el cristianismo, en Europa, adoptó con toda naturalidad, generalmente forzada por el sentido popular de lo sagrado, de la misma manera el cristianismo apropio gran numero de elementos rituales cuyo significados sacros ocuparon el continente europeo mucho antes de que hiciera su aparición Yeshua el hijo de Yahvé. Somos muchos los que lamentamos profundamente la perdida de la esencia y el origen de la Navidad.. No es el Sol Invicto quien va a matar a Jesús  el 25 de diciembre, sino que es Mammón, ese dios abyecto del dinero, quien parece haber exterminado a los dos. Tal vez perciban muchos pobladores europeos que el Sol se ha puesto definitivamente en un solsticio apocalíptico. Pero, no, el Sol siempre vuelve a salir; el Sol volverá. Esto es lo que significa la Navidad. Y ésto es lo que algunos, fieles a todas nuestras raíces, hemos celebrado y celebraremos desde siempre. Feliz Navidad Solar para todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...