jueves, 12 de enero de 2012

LOS GUARDAVIDAS:UN RECLAMO QUE NO SE CONCRETA- POR JULIO H. CARABAJAL


Desde el mes de diciembre discuten salarios con la patronal. Y tienen dos patronales aunque los jefes creen que la Municipalidad es “amiga”. Por otro lado los concesionarios de playa, la otra patronal decidió esperar el resultado de la negociación entre el Sugara y el municipio.

Todos o casi todos están afiliados a Sindicato Único de Guardavidas de la Republica Argentina (Sugara), pero cuando negocian con sus patronales, porque tienen dos, tienen actitudes distintas. Piden porcentajes altos de aumento a la Cámara de Concesionarios de Playa y soportan el ninguneo de la otra patronal: la Municipalidad de Villa Gesell. Desde hace años que funcionan así y por ciento que no les dio un buen resultado. También es cierto que este sindicato tolera un hiperactividad en el verano y decae en el invierno.

Con la Cámara comenzaron la negociación a mediados de diciembre pasado con una solicitud del 38 por ciento de aumento. En aquel momento hubo desencuentros en el Ministerio de Trabajo en dos intentos de reuniones que no prosperaron. Luego decidieron continuar con la negociación en Villa Gesell.

Ya en la ciudad las reuniones fueron más espaciadas sin que se concretara un acuerdo salarial a pesar del paso del tiempo. Con la llegada enero nada cambio. Los guardavidas registraron dos asambleas en la sede del Sindicato de los Trabajadores del Luz y Fuerza en Paseo 107 y Avenida 12. En el segundo encuentro surgió un porcentaje del 42 por ciento para solicitarle a la Cámara de Concesionarios de Playa. La respuesta  no se hizo esperar: fue un rechazo contundente y abrir un campas de espera.

Casi al mismo tiempo surgió otra negociación con la Municipalidad pero con otra actitud porque se mezclan la amistad y las amenazas solapadas de esta patronal indigna y triunfadora en las últimas elecciones. Los delegados de Sugara solicitaron un aumento del 24 por ciento, pero la comuna estaría dispuesta a otorgar solo un 18 por ciento. Hay que recordar que los guardavidas municipales son empleados del municipio, de manera tal que un aumento para este sector podría alentar una solicitud del resto de los empleados municipales que solo recibieron un 10 por ciento antes de las elecciones pasadas y alguna promesa electoral que hasta ahora no se cumplió.

Este escenario favoreció a la Cámara de Concesionarios de Playa que vio la posibilidad de proponer que seguirán la misma política del municipio. En pocas palabras si los guardavidas firman por un 18 por ciento, la Cámara firmará el mismo porcentaje.

La estrategia de los guardavidas fue pésima, quedaron encerrados en su propio temor cuando tienen que defender sus pretensiones salariales. Se consideran empleados municipales en invierno, un beneficio para los jefes de zona ya que desarrollan una actividad para alumnos de escuelas públicas en la pileta del Club Español. El resto queda excluido o se va a trabajar en otras localidades o  en el exterior.

Pero en el verano son guardavidas de la Playa e intentan defender un criterio único que se dificulta con el resto de los trabajadores. Es innegable que los responsables del Operativo son la parte central de un conflicto silencioso, tapado, oscuro con personajes temerosos y obedientes. En realidad se necesita una renovación de los responsables, los actuales están cansados, mantienen una relación con sus patrones que no les permite reclamar por sus derechos y este escenario resiente su trabajo.                                                   
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...