jueves, 3 de julio de 2014

GRAVE CRECIMIENTO DE DEGENERADOS EN LA SOCIEDAD: OTRO CASO DE PERVERSIÓN A UN ANIMAL


Desde nuestra editorial hacemos todo lo posible para exponer los casos de crueldad animal por lo que hemos creado un apartado exclusivo para el escrache público de asesinos y maltratadores. En mayo dábamos cuenta sobre la increíble historia del burrito "Capitán", un pequeño equino que fuera apaleado y violado por unos niños en Almería, España, el animal apenas si logró sobrevivir. 
Otro caso con las mismas características ocurrió en la Provincia de Córdoba. Unos jóvenes de entre 20 y 35 años, alcoholizaron a un perro, lo violaron y luego subieron las imágenes al Facebook. El hecho ocurrió el fin de semana en la localidad serrana de Tanti en una reunión en la que los sujetos se juntaron para comer un asado. El caso causó inmensa indignación en las redes sociales. A continuación la noticia y una reflexión.



Todo iba normal hasta que comenzaron a alcoholizar al perro de uno de ellos para luego terminar violándolo, contó uno de los muchachos en su perfil en Facebook.

Sin tener mayor vergüenza, los jóvenes subieron fotos donde se veía cómo introducían a la fuerza bebidas alcohólicas al animalito. Además, relataron en forma explícita, y entre risas, cada una de las vejaciones a las que sometieron al animal. Al parecer uno de ellos sería el dueño del animal.

Si bien los mismos sujetos dieron de baja las fotografías, faltó poco tiempo para que estas se convirtieran en virales y una usuaria dio aviso a las autoridades.

“Vamos a luchar porque es un hecho repudiable. Apenas se nos notificó hicimos la denuncia y la gestión para que se les saque este pobre animal a estos chicos”, expresó Cinthia Daglio, titular de una sociedad de protección animal.

El caso se llevará a la Justicia para que se castigue a los culpables. 

La Ley Sarmiento Nº 14.346, que establece la represión del individuo que infligiere actos de crueldad y de malos tratos hacia un animal con prisión de 15 días a un año, debe de ser aplicada por la Justicia y la sociedad no mirar más para otro lado.

REFLEXIÓN:

Esta forma actual de “civilización” y “progreso” está dando lugar a un apocalipsis biológico. Si bien el ser humano ha sido siempre una criatura destructiva, la civilización tecnológica moderna sólo ha exacerbado el problema haciendo posible una población mundial cada vez mayor y ofreciendo herramientas cada vez más potentes para devastar el universo natural.

El mundo actual se llena la boca hablando de los "Derechos Humanos", sin embargo, la inhumanidad crece a pasos agigantados. Los animales están obligados a prestar utilidades sin límites sólo por el simple hecho de no pertenecer a la raza humana. Desde una visión antropocéntrica el paisaje es sacrificado, la selva arrasada, y sus habitantes — fieras, reptiles y pájaros— rechazados hacia donde ya no pueden vivir, o claramente asesinados. 

El hombre, en otro tiempo era parte integrante de la Naturaleza (y alguna vez, su cima). Ahora se ha convertido en el verdugo de toda belleza, el enemigo de la madre universal, el cáncer del planeta. 

La difusión del cristianismo y su antropocentrismo a ultranza también en nombre de esa idea, tan subversiva como errónea, de la igualdad, consumó la desintegración del mundo grecorromano, si bien es verdad que dicha desintegración ya fue iniciada en la época helenística:

“Coman de todo lo que se vende en el mercado, sin hacer averiguaciones por escrúpulos de conciencia.”  -- Primera carta a los Corintios 10:25, San Pablo o “Saulo Tarso”--

Se coloca al “hombre” aún al último de los desechos humanos, por encima del vegetal y de la aristocracia animal. 

La verdad es que un drogado, degenerado, malvado, un amasijo podrido y pervertido, incapaz de pensar por sí mismo, aún el más demente y egoísta,  goza de los “derechos” que no poseen los santos animales. ¡Quién dijo que un depravado tiene más derechos que otros seres de la naturaleza!. En tal caso, miremos seriamente quienes son los que manejan los hilos de los "Derechos Humanos" y quiénes, los encargados de proteger a la naturaleza desde el Estado. 

Todo se trataría, ante todo, de comprender la connotación (y por tanto, la denotación) del concepto de “hombre”, del cual tanto se habla. El problema es que en esta sociedad viciada de perversidad hay una deformación del concepto de la vida; se le llama “hombre” a todo primate bípedo con lenguaje articulado al que atribuyen automáticamente “la razón” y, aún más (en el caso de los cristianos), “un alma inmortal creada a imagen de Dios”. ¡De ahí el caso de colocar al perverso o al idiota por encima de la más bella de las bestias!

Cada día, tanto animales domésticos, como vacas, cerdos, pollos, corderos, ballenas, delfines, elefantes, ratones, zorros, leones y demás, son sometidos a torturas espantosas, crueldades y el dolor más inmenso inimaginable, todo les es propiciado por malas bestias de dos patas.

Debe de haber un castigo efectivo y ejemplar por parte del Estado para tales individuos que por diversión o sadismo matan y propinan tormentos a un animal, sea cual sea. 

El sistema se colapsa por su propio peso, es un apocalipsis animal del que no se habla. Miles de millones, los mejores y más valiosos ejemplares, mueren en manos de la bestia humana; más alguna vez, en tiempos pretéritos, fue un verdadero Hombre, pero de aquel, solo quedan restos.

Para citar a la vieja película de Greta Garbo "Ninotchka": "este planeta necesita menos pero mejores personas, miles de millones menos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...