miércoles, 24 de abril de 2013

"EL AGUA NO ES UN DERECHO", DICE EL CEO DE NESTLÉ



El CEO de la corporación transgénica Nestlé, socia de Monsanto, busca controlar el suministro de agua mundial y lo manifiesta efectuando declaraciones contrarías a cualquier perspectiva sobre los Derechos Humanos. Otra vez, vos enriqueciste a esta empresa, y seguís haciéndolo. Esto es grave. El avance del totalitarismo mundial hacia un nuevo orden tiránico con un gobierno único controlado por banqueros trillonarios, cuya cabeza es la familia Rothschild, se hace palpable mientras el 80% de la humanidad sueña. Se parece al argumento de Matrix, de verdad. La estupidización masiva mediante películas, televisión, revistas, radios, "educación", las drogas y la industria discográfica, funciona.

Ya tenemos aprobada la Ley de Protección a Monsanto y el control de armas de fuego para desarmar a la humanidad, que está en marcha mientras la tecnología militar con drones, robots y sistemas de vigilancia extrema aumenta. Al mismo tiempo el Gobierno de Estados Unidos respaldado y obligado por las corporaciones busca implementar la Ley CISPA, que violará la privacidad de millones, permitiendo a los Estados leer las cuentas de mail y cualquier otro dato particular, y la industria de las vacunas sigue adelante aniquilando niños, jóvenes y adultos. La élite bancaria persiste con maniobras de bandera falsa como el auto atentado de Boston, para justificar más guerras, tapar información y justificar más vigilancia. Aún viviendo este escenario orwelliano (Leer "1984" de Orwell), la gente sigue sin activar ni despertar, un fenómeno similar al de los drogadictos cuando sentencian que son dueños de sus vidas mientras son esclavizados.

Los comentarios recientes de CEO de Nestlé, Peter Brabeck, implican que el agua mundial pronto se hallará bajo control de empresas como la suya. Brabeck hizo la sorprendente afirmación de que el agua NO ES UN DERECHO HUMANO, sino que debe ser administrada por hombres de negocios y órganos rectores. La bancocracía quiere agua controlada, privatizada (como en el laboratorio de pruebas Chile), y delegó en una forma que sostiene el planeta.

Mirá la entrevista al sionista Peter Brabeck aquí.

Esto significa que los planes futuros de los sionistas Brabeck, Goldman Sachs, Rockefeller, Morgan Chase, y los Rothschild, incluyen el seguimiento y control de la cantidad de agua que la gente utiliza. Llegado un día, las ciudades y los pueblos podrían ser obligados por Derecho Internacional a limitar su consumo, y las corporaciones o el Gobierno determinarían una cantidad fija de agua para cada hogar. Las personas deberían obtener un permiso para cavar pozos de agua y pagar multas si recogieran agua de la lluvia. Aunque suene a ciencia ficción leyes como estas ya están en movimiento en los Estados Unidos.

El CEO de Nestlé cree que toda el agua debe tener un precio

En la entrevista, Brabeck pregona que su compañía es la mayor empresa de alimentos del mundo, con más de $ 65 mil millones en ganancias cada año. Afirma con orgullo que millones de personas dependen de él y de su empresa. ¿Este tipo se cree un dios?

Dice que el agua es un "alimento" y que por lo tanto necesita un valor asignado. ¿Quién controlará el precio del agua? Brabeck basa sus proyectos de sostenibilidad en el hecho de que un tercio de la población mundial podría enfrentar escasez de agua dentro de 15 a 20 años. Poniendo un precio y controlando el agua, además proclama que salvará al planeta conservando alimentos y previniendo la escasez de agua en los próximos años.

¿Con la presunta y no probada científicamente amenaza de una futura escasez de agua, es necesario despojar a todos los seres humanos de su libertad natural al agua, como sugiere Brabeck?

Para empezar el Agua no es nativa de la Tierra. Se llovió sobre el planeta gracias a los asteroides de hielo que aún hoy siguen disolviéndose en la atmósfera en un ciclo continúo. Numerosos estudios realizados por la NASA apoyan los planteamientos de Tobias, Mojzsis y Scienceweek quienes afirman que el agua llegó a la Tierra en forma de hielo, en el interior de numerosos meteoritos, que al impactar sobre la superficie terrestre liberaron este compuesto y llenaron los océanos (o al menos parte de ellos). Posteriormente, científicos de la NASA expusieron evidencias solidas sobre este hecho: El análisis del cometa S4 LINEAR mostró una similitud muy grande entre la composición y estructura química de éste con el agua actual de los océanos en la Tierra.

¿Qué pasaría si las fuentes de agua fueran controladas por organismos internacionales dictatoriales que brindaran permisos sólo a grupos selectos de poder sobre el suministro de agua?

¿Puede un pueblo libre y próspero encontrar mejores formas de conservar y respetar el agua haciendo uso de sus Derechos Humanos, en lugar de permitir que las corporaciones criminales lo hagan?

El CEO de Nestlé aplaude la agricultura OGM de Monsanto y critica las prácticas orgánicas

Permitir que una persona como Brabeck controle el agua crearía un monopolio tiránico sobre un elemento que estaba destinado a ser libre. Si las corporaciones influyentes ponen un candado a las fuentes de agua, entonces podrían dictaminar que cultivos merecen agua y cuales no. Sin dudas Nestlé protegería la agricultura OGM. De hecho, Nestlé y Monsanto colaboraron con millones de dólares en la campaña norteamericana contra el etiquetado de transgénicos. Brabeck dijo que los alimentos orgánicos "no son los mejores", y continuó diciendo que los alimentos genéticamente modificados son perfectamente seguros y no causan enfermedades. Con esta filosofía, la economía Brabeck destruiría la agricultura ecológica privándola del suministro de agua y permitiendo que los alimentos cancerígenos genéticamente modificados reinen sobre la Tierra.

Trabajando juntos para preservar nuestro derecho al agua

Todos los ciudadanos libres de la Tierra debemos trabajar juntos para preservar nuestro derecho natural al agua. Cualquier ser humano tiene derecho a obtener su propia agua, ya sea cavando un pozo o recolectándola de ríos  arroyos o lagos. La vida en la Tierra corre peligro por culpa de las corporaciones, una vez más. Si alguien quiere recoger agua de lluvia para mantener su jardín, entonces que así sea. Si una persona prefiere utilizar filtros para purificar el agua de su propia fuente en lugar de comprar agua mineral industrial con arsénico, está en su derecho. ¿Es hora de rechazar la industria del agua embotellada que lava el cerebro a las personas y pone un precio controlado al agua? Los humanos pueden sostenerse y trabajar juntos, gestionando su propia agua. Los codiciosos CEOs corporativos no son la respuesta. Nadie depende de ellos, nadie los necesita. El agua debe mantenerse pura, libre y disponible como un derecho de todos.

Firmá una petición para detener Nestlé y sus pretensiones de dominar el suministro de agua a nivel mundial.


Las fuentes de este artículo son:



Diego Ignacio Mur
Twitter: @DiegoMur
BWN Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...