miércoles, 24 de abril de 2013

18 A EL VINCULO LANATA, CLARÍN Y MONSANTO EXPUESTO





Como lo adelantamos en BWN Argentina, y lo ratificamos más tarde, los grandes medios de comunicación y especialmente Clarín ignoraron groseramente la petición quizás más trascendente del pueblo argentino. "Lanata hablá de Monsanto", señalaban muchos carteles (en las provincias de Córdoba y Tucumán). "La soja transgénica mata", mata a los agricultores sojeros, mata el gobierno que lo consiente. Monsanto asesina a los consumidores finales porque el 90% de los alimentos del supermercado son transgénicos, tienen transgénicos, químicos tóxicos como el aspartamo (de Monsanto) o son un producto de la trasngenesis, como la carne y los lácteos de vacas que comen transgénicos.

La siguiente foto fue retocada por "Argentina sin Transgénicos".



Por no mencionar a la Hormona de Crecimiento Bovino, rBGH (bovine growth hormone) o rBST bautizada Posilac. ¿Si no existe escasez de leche porque crean una hormona que aumenta la producción? La respuesta a esta pregunta es escalofriante. Para empezar la propagación de la encefalopatía espongiforme bovina (BSE), conocida como "enfermedad de las vacas locas", fue causada por el uso de hormonas de crecimiento artificiales de Monsanto. Los residuos de hormonas artificiales y antibióticos en la leche y la carne afectan la salud humana, especialmente lesionando a los niños. Un gran porcentaje de la carne empleada en hamburguesas proviene de vacas lecheras "agotadas" que además se alimentaron con granos OGM. La pubertad precoz es causada por la utilización de hormonas en el ganado, y las niñas que menstrúan antes de los 12 años tienen mayor riesgo de contraer posteriormente cáncer de mama. El aumento del uso de antibióticos en animales por culpa de la rBGH también es motivo de preocupación debido a la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos. Las vacas inyectadas con rBGH aumentan la producción de un factor de crecimiento similar a la insulina, el IGF-1, cuya estructura molecular es idéntica en seres humanos y bovinos, lo que aumenta la posibilidad de su trasmisión a través del consumo de leche y carne. En los seres humanos, el IGF-1 se vincula a la acromegalia, una enfermedad que provoca el crecimiento anormal de las manos, los pies, la nariz y el mentón. También al aumento de los niveles de IGF-1 con el tumor de colon y cáncer, en especial cáncer de mama en la mujer.

Es común ver propaganda de Monsanto en todos los canales del Grupo Clarín: TN se lleva la palma con publicidad institucional de esta corporación genocida. Entonces la pelea con Cristina es estrictamente contra Cristina y nada tiene que ver con el bienestar del pueblo argentino. El 15 de junio del 2012, la presidente negoció con empresarios norteamericanos en el Council of Americas den Nueva York. En esa oportunidad celebró acuerdos financieros e inversiones con varias empresas, principalmente con la multinacional Monsanto, dos de cuyos “eventos transgénicos” son hoy perceptibles: La construcción de las dos mayores plantas transgénicas del mundo en nuestro país y los "avances" en patentes de semillas nacionales.

"Periodismo Para Todos" de Lanata es un show televisivo de Canal 13, es decir del Grupo Clarín.

El grupo Clarín fue la primera entidad argentina en respaldar y ser lobbista de los productos e intereses de Monsanto en el país, y festejó la decisión del “gobierno nacional y popular”:  “La foto del ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, el secretario Lorenzo Basso, el subsecretario Oscar Solís, junto al presidente y vicepresidente de la multinacional, es sin duda muy fuerte. Ahora no sólo estuvo la foto. La acompañaron los discursos, en los que tanto Yauhar como Basso reivindicaron con vehemencia los derechos de propiedad de los obtentores.”

La Coca Cola y cualquier procesado e incluso frutas y verduras transgénicas de Monsanto inducen cáncer  infertilidad, destrucción del sistema inmunológico, mutaciones, abortos y daños cerebrales.

El programa de Monsanto es un negocio para criminales menores pero responde a un plan de eugenesia a nivel mundial. La mascara para este genocidio se llama "control de la población" y es respaldada por la ONU y su Agenda 21, construida en base a mentiras sobre el "Cambio Climático".

Jorge Lanata dista demasiado de ser un periodista honesto, de ser un periodista independiente, de ser un periodista capaz y no es patriota. La estrella de Canal 13 se dedica a la critica superficial sin tocar temas de fondo como MONSANTO, o las vacunas infanticidas de laboratorios Merck, Glaxo, Roche, Novartis y otros, que no sólo negocian permanentemente con Monsanto, además comparten tecnología.

Laura Hentschel
BWN Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...