jueves, 17 de enero de 2013

AL ROJO VIVO: EL PUEBLO DE PINAMAR NO DEBERÍA TOLERAR ESTAS PROVOCACIONES


El viernes 4, el juez en lo Criminal y Correccional de Garantías Nº 3, Gastón Giles, consideró como “un golpe a la transparencia” el pedido del juez Guillermo Atencio de trasladar a su jurisdicción las cinco causas contra el intendente destituido, Blas Altieri, presentadas por el abogado Lucas Ventoso.

El fallo del juez puso en evidencia la trama de complicidades que el destituido supo construir de la mano de fiscales y funcionarios que mantuvieron sus causas detenidas en cómodos cajones bajo la mirada  ”distraída” de la Procuradora General de la Provincia, María del Carmen Falbo, Hoy, luego de la extrema exposición mediática que le tema ha cobrado, la magistrada ha revertido su proceder.

Un mensaje de apoyo incondicional

El mismo día en que Giles emitió el contundente fallo que pone freno a la red de complicidades construidas por Altieri, el gobernador Daniel Scioli, en un claro mensaje de apoyo incondicional que derrama impunidad, compartió escenario con el destituido durante la Ceremonia de Bendición de las Aguas en Pinamar. Cual anfitrión, el destituido recibió en el palco a la autoridad máxima de la provincia acompañado de su discípulo e intendente interino, Hernán Muriale. No faltó a la codiciada foto el ex peronista (hoy devenido en funcionario vecinalista) y ex mayor critico de este gobierno, Alfredo Baldini. Tampoco, el concejal Alberto Germain. A punto de cumplir su parte en el acuerdo con el Ejecutivo, el futuro Juez de Faltas no quiso dejar de posar para la foto junto a Altieri y Scioli. Recordemos que la reciente aprobación del Presupuesto 2013 permitirá la apertura del Juzgado de Faltas que, casualmente, lo tendrá a él como funcionario vitalicio. ¿Qué mejor estrategia para la continuidad de Altieri en el poder que tener de su lado al abogado y concejal que trabajó denodadamente para su destitución?
La red reimpunidad se desteje por un lado pero se vuelve a tejer por el otro...

La foto tan codiciada
No es la primera vez que Altieri se muestra en una foto con funcionarios de alto rango nacional y provincial en busca de apoyo político. El año pasado, mientras su accionar era investigado por la Comisión Investigadora y sentía desvanecer bajo su trasero el sillón de la intendencia, Altieri se presentó a un acto partidario para ser fotografiado al lado del vice gobernador Gabriel Mariotto. Conciente del peligroso mensaje social que una imagen como ésta puede generar, el senador radical Carlos Fernández manifestó a Mariotto su repudio y le señaló que es necesario “que quede en evidencia cómo se pretende utilizar determinadas figuras políticas, intentando hacer aparecer esto como un “colchón” justificativo frente a la sociedad de que se puede cometer este tipo de tropelías con el más alto apoyo político”. Una clara advertencia que se ajusta a lo sucedido en Pinamar el 4 de enero durante la ceremonia presidida por Scioli, codo a codo con Altieri.

Así, amparado en este “colchón”, el destituido hace gala de impecable cinismo declarando ante medios nacionales que vive su destitución como “un año sabático”. Y, fiel a su estilo provocador, agrega: “Todos me piden que vuelva”. Para eso está trabajando celosamente: el clima de tensión y caos que vive Pinamar ayuda a sus pretensiones.

Redes de complicidad

A lo largo de veinte años, Altieri ha sabido construir una consistente red de complicidades que, como vimos, se engrosa cada día gracias a los aportes que hace el partido Justicialista de la mano de Baldini, Germain, la concejal “del pueblo”, Gladys Barce, Vicente Paolo, Milo Mirckovic, entre otros. A esto se suma la reciente designación de Roberto Martín Dávila, hermano del fiscal que investiga una de las causas contra Altieri, como abogado del Municipio. Una acción del destituido que rememora otras tantas. Por ejemplo, el nombramiento de su yerno, Leandro Alfredo Reverón, como titular de la Anses en Pinamar. ¿Cuáles eran los meritos del susodicho para acceder a semejante responsabilidad (además, claro está, de haberse casado con la hija de Altieri)? Estar ocupando, desde hace doce años, una de las viviendas sociales construidas con dineros públicos para familias carentes de recursos. Su suegro, el asesor municipal Carlos Oricchio, y el falso ingeniero Luis Abruzzesse, fueron las cabezas mentoras de esta genial idea. Una conducta que, a la vuelta de los escándalos mediáticos, fue sancionada por la autoridad nacional con la separación de Reverón del cargo…pero no de Anses. Más mensajes ambiguos y peligrosos para la sociedad.
Pero Reverón parece compartir la misma desvergüenza que su suegro: el sábado 12 se realizó el Pinamar Moda Look 2013 que permitió a las autoridades municipales mostrarse con todo su glamour. Y el audaz Reverón no faltó a la cita ni dejó de posar para las ansiadas fotos que, tal vez, lo inmortalicen en alguna reconocida revista de la farándula. Mientras, una casa fresca lo estaba esperando.
Pero residir en viviendas sociales sin ponerse colorado parece ser un hábito en esta familia funcionaria. Otro ejemplo nos lo da el secretario de Servicios Urbanos, Alberto Morales que, lejos de restituir las dos viviendas que habitan sus hijos al Estado provincial y de retirarse del gabinete comunal en señal de pudor, continúa ejerciendo la función pública sin inmutarse. Recordemos que mientras el Instituto Provincial de la Vivienda ratificaba las graves irregularidades cometidas por el destituido y sus funcionarios en la construcción y adjudicación de estas viviendas, Morales se mostraba pública e impúdicamente en una confitería céntrica de Pinamar junto a uno de los responsables, Carlos Oricchio. Una vez más, los pinamarenses tuvimos que soportar la provocación…Sin embargo no todos son “comprables” para el destituido. Por eso, cuando no puede adquirir alguna voluntad, bien valen las amenazas, los amedrentamientos y las persecuciones que terminan, para la víctima, en la imposibilidad de continuar trabajando en Pinamar.  El ejemplo más reciente lo vivimos el viernes 11 cuando la mayor contribuyente, Élida Yaquino fue obligada a sentarse en la banca para tratar el Presupuesto 2013 bajo la amenaza de suspenderle la pensión por discapacidad que percibe su marido y los permisos de venta de gaseosa en la playa. Algunos periodistas también sabemos de estos manejos. La impunidad y la soberbia han caracterizado a este gobierno y a sus funcionarios. Más de veinte años de comportarse cual dueños de estancia entre la ciudadanía, los incita a exhibirse en forma pública con total desenfado y provocación. Como si Altieri no hubiera sido destituido y no cargara con más de veinte causas por corrupción sobre sus espaldas, como si los funcionarios sentados en el bar no estuvieran denunciados y cuestionados por graves irregularidades que habría costado a la Comuna millones de pesos y la pérdida de ciento cincuenta viviendas sociales, como si Reverón no habitara una vivienda que no le pertenece y como si Baldini y Germain no hubieran tenido nada que ver con la destitución del líder del partido gobernante al que hoy responden, los mencionados se exponen a los flashes de las cámaras y los aplausos de la gente.
El pueblo de Pinamar no debería tolerar estas provocaciones.
Por Mariana Dufour
www.pinamarinfo.com.ar


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...