domingo, 4 de noviembre de 2012

BUSCANDO LA VERDADERA HISTORIA DE “LOS PUEBLOS ORIGINARIOS”: COLÓN Y LOS MAPAS DE PIRI REIS (CAP. VIII)

UNO DE LOS MAPAS DE PIRI REIS
Existe una grandiosa visión Cosmogónica de la Humanidad que ha sido perversamente ocultada al mundo, y que nos han dejado historiadores e investigadores en sus más diversos postulados,  tales como los expuestos por el profesor e ingeniero Roberto Rengifo, perteneciente a la Sociedad Científica de Chile, el arqueólogo y escritor Edmund Kiss, el antropólogo e Investigador arqueológico franco-argentino, profesor Jacques de Mahieu fundador del Instituto de Antropología y Ciencias del Hombre de Bs.As, el biólogo estadounidense Jay Wakefield y el químico holandés, Reinoud de Jonge, especializados en el estudio de la cultura megalítica y tantos otros que han fundamentado y determinado la presencia en el pasado de una gran civilización de Origen Polar a escala continental y que han definido que los primeros humanos vivieron en las regiones antárticas y que de ellos nos viene la tradición más antigua, son conocimientos absolutamente contrarios a los aceptados oficialmente, pero cuyo recuerdo se encuentra plasmado en diversos lugares del mundo. También así lo estipulan los vestigios que han quedado de otras civilizaciones como la Biblioteca descubierta a mediados del siglo IXX en la actual Irak, una biblioteca con restos de alrededor de 25.000 tablillas de arcilla cuneiforme de origen Sumerio, algunas de más de 6 mil años de antigüedad, (aunque  en el 2003 cerca de 170  mil objetos de incalculable valor fueron expoliados del Museo Nacional de Bagdad, todo lo descubierto en los yacimientos arqueológicos de Irak en los últimos 80 años, gracias al criminal saqueo, destrucción e invasión del Poder Mundial Sionista (EEUU) para “democratizar” el País) (1), en las que se describen a los seres que llegaron desde el cielo, así como cohetes y naves de los dioses, los documentos cuentan sobre la mezcla habida entre los hijos de los dioses y los “humanos” que dieron lugar a la “humanidad”, una humanidad de razas mixtas, mezcladas, más o menos puras, esta podría ser perfectamente la explicación de las radicales diferencias existentes entre la variedad de razas humanas. 








También lo atestigua el Génesis del Diluvio Universal, el primer libro de la Torá y también el del Tanaj, la biblia Hebrea y Antiguo Testamento, compuesto en forma independiente en distintas épocas históricas, comenzando su canonización en el 450 a.e.c. y  terminándola en el concilio de Yavne (96. e.c.), por el Sanedrín del primer siglo, el Génesis Bíblico es un calco del Génesis Sumerio, y según diversos autores como Julius Wellhausen experto en culturas orientales, ha sido escrito sobre conocimientos históricos e iniciáticos del pasado, pero pervertido, adulterado y distorsionado para ocultar el verdadero origen del hombre.

Pero tampoco hace falta ser un experto para concluir que los planteamientos y referencias Judeo Cristianas absorben los conocimientos del Libro Egipcio de los Muertos (dinastías VII a XVII, entre 2181 a 1567 a.C.) También el Diluvio Universal difundido a través del Antiguo Testamento (Génesis 6:7), es representado con anterioridad en una tablilla Sumeria hallada en Nippur. Allí, los dioses castigan a los “cabezas negras” enviando una catástrofe natural, de la que se salva un hombre, Ziusudra, constructor de una embarcación en la que se refugiarán las diferentes especies animales.
TABLILLA LATERAL PROCEDENTE DE SHURUPPAK, FARA, DE ALLÍ PROCEDE EL HÉROE DEL DILUVIO, ZIUSUDRA.
A sí mismo las sagas de la mitología nórdica en el Ragnarök, conservan tradiciones que siguieron las sociedades guerreras vikingas a lo largo de sus migraciones y de lo mismo hablan los Códices Mayas relatando la historia del mundo. Todos ellos son  acontecimientos que testimonian la precipitación y el hundimiento parcial de las tierras del Polo Sur, en la Antártida, antes de ser cubierta de hielo por LA INVERSIÓN del Eje Terrestre. Así lo indican también los postulados del científico austriaco Hanns Hörbiger (1860-1931), creador de la Cosmogonía Glacial (Glazial Kosmologie, 1913) y la multidisciplinaria Doctrina del Hielo Universal ó Welteislehre. Por supuesto todos estos conocimientos son contrarios a todo el dogma establecido que se nos ha impuesto desde la niñez indicando el “origen” del hombre en África. 

Una sombra se ha cernido sobre las obras de muchos de los autores mencionados. Un silenciamiento  y desconocimiento completo por parte de profesores, intelectuales, investigadores, lectores y público en general. Pero la pregunta existencial que cualquier ser humano debe hacerse es ¿Por qué? Cuando éramos niños preguntábamos siempre POR QUÉ y hoy se nos ha enseñado a no hacerlo más, se nos ha entregado una respuesta masticada y se nos ha impuesto una Historia que muy pocos se atreven a cuestionar. ¿Cómo es posible que ideas e investigaciones tan sorprendentes e interesantes pasen desapercibidas y/o que sean desacreditadas y escondidas convenientemente por el poder mundial. Llamativo, por decir lo menos, es apreciar cómo determinadas figuras de la cultura, empapadas de algún color político, gocen de reconocimientos, homenajes, ediciones tras ediciones,(de las grandes Editoriales dominadas por el poder sinárquico), realizando estudios tras estudios, pero que no han aportado algo a la identidad del país, más bien al contrario lo han distorsionado. Historiadores extraordinarios  han sido relegados  a una ignorancia general, suplantando la verdadera historia por “el cuentito”, ocultando la historia de una Cosmovisión total y absoluta del hombre y su Origen Polar Antártico cuya  expansión civilizadora  llegó a escala global.

Tal es así, que el éxito del “descubrimiento” de América es atribuido hoy al cripto judío ( dícese del judío converso solo en apariencia pero que mantiene sus prácticas en privado, algunos ej. de ello fueron el primer ministro británico Benjamin Disraeli de la Casa Rothschild, Michel de Nostradamus y el mismo Tomás de Torquemada, cuyas aparentes conversiones les permitieron acumular grandes cantidades de poder político directa o indirectamente) Cristóbal Colón. Según un estudio realizado con la ayuda de la Tesis “Los israelitas en América Precolombina”  por George Ypsilanti de Moldavia, miembro de honor y socio correspondiente de varias sociedades científicas, de Geografía, Historia, Arqueología, Antropología y Letras en América y Europa, se afirma que el verdadero nombre de Colón o Colombo era  Moisés Jona, de descendencia levita. Según esta misma investigación, el apellido Jona en hebreo significa “paloma” y está relacionado con la figura de la Ruaj o Espíritu de Santidad (Espíritu Santo). Referencias similares muy bien documentadas abundan también en la extensa literatura colombina durante el transcurso de los siglos. Con respecto a la financiación, los que intervinieron en favor del “descubridor”, ante la corte de los Reyes Católicos fueron Fray Antonio Marchena, Prior del convento La Rábida, los sacerdotes Juan Perez y Hernando de Talavera, y Diego Deza, tutor del Príncipe de Asturias – todos ellos reconocidos “nuevos cristianos”. Su ancla de salvación fue el Escribano de Ración (canciller) y tesorero de la Santa Hermandad, Luis de Santangel, y el Tesorero Real, Gabriel Sánchez – ambos judíos conversos. Estos impulsaron el primer viaje de Colon y lo financiaron de su patrimonio privado, y no con fondos de la Corona.  Colón tenía una gran inclinación  a bautizar lugares del Nuevo Mundo con nombres relativos a la cultura judía, ejemplos de esto son: la caleta David, una pequeña bahía en Jamaica; la ensenada San David, en la isla de Granada, la Punta Isaac de la Isla Santa María la Antigua en las pequeñas Antillas, el cabo Salomón, en la isla de Guadalupe y un monte de nombre Sinaí, de la isla de Granada. Un dato extra nos los da el escritor español, Oscar Villar Serrano en su libro “Cristóbal Colón: el secreto mejor guardado” afirmando que la Iglesia Católica retiró su propia propuesta de canonizar al almirante Cristóbal Colón al conocer que “era judío”. La historia “oficial” también dice que “se le debe a él” la popularización del “descubrimiento”, la gloria, y la nueva ruta hacía las “Indias” pero nada se habla sobre la posibilidad de que Colón tuviera una copia de los mapas astronómicos de Piri Reis trazados sobre piel de gacela que muestran con una precisión, solo comparable a las generadas por satélite, las costas de América, la Antártida y los polos si no estuvieran cubiertos de hielo. Fue en 1513 cuando Piri Reis, en la ciudad de Gallípoli, comenzó a confeccionar los mapas, que en 1517 ofreció como regalo al sultán Selim I, conquistador de Egipto, durante un viaje que hizo por este país. Ya antes de este hallazgo, Piri Reis gozaba en Turquía de gran fama como cartógrafo, al conservarse hasta 215 mapas firmados por él, junto con un escrito marginal -bahriye- en que el propio autor los comenta. El bahriye significa colección, y en él Piri Reis decía que para realizar esta compilación se había basado en mapas más antiguos posiblemente provenientes de la destruida biblioteca de Alejandría. Entre los mapas realizados por Reis figura uno fechado en 1513, en el cual se incluye Gran Bretaña, España, África Occidental, Atlántico, parte de Norteamérica, Sudamérica y la costa de la Antártida hasta una zona por debajo de África. Como está rasgado, se sospecha que debió contener también Europa, Asia y Australia. 
























Un segundo mapa datado en 1528 abarca Groenlandia, Labrador, Terranova, parte de Canadá y la costa oriental de Norteamérica, hasta Florida. En el bahriye, Piri Reis anotó que preparó sus mapas utilizando también 20 viejos planos y 8 mapamundis confeccionados en la época de Alejandro y que en ellos aparecía la totalidad del mundo habitado. Esta anotación elevó la sorpresa de los investigadores a grados mucho más altos: ¿de modo que unos mapas fechados en el siglo XVI nos trasladaban de golpe a muchos siglos atrás? Si es así, debemos creer que en los tiempos de Alejandro Magno (siglo VI antes de Cristo) eran conocidos los mares y continentes que aparecerían después en el behriye y en los propios mapas de Piri Reis. ¿Cómo pudo realizar Piri Reis en el siglo XVI mapas detallados de tierras y continentes que no habían sido descubiertos?

¿Cómo es posible que mapas de los siglos XVI al XVIII detallen con precisión milimétrica el continente antártico, que no fue descubierto hasta 1818? Y lo que es más, ¿cómo se explica que esos mapas lo dibujen sin hielos, cuando desde hace más de 6000 años sus costas están literalmente congeladas? Hemos dicho SUS COSTAS aunque oficialmente se niegue, la Antártida tiene varios millones de km cuadrados de tierra LIBRE de hielos. 





Así son permanentemente FALSIFICADAS las fotografías de la NASA (también las de otros planetas) tapando mediante parches las dos aperturas polares para ignorar la realidad geográfica de la Tierra (HUECA). Si esto no fuera así, ¿qué sentido tendría taparlos?

 FOTOGRAFÍA TOMADA POR LA NASA DESDE EL ESPACIO, NÓTESE EL PARCHE BLANCO


















FOTO SATÉLITE NASA 1968























VIDEO REALIZADO CON GOOGLE EARTH, UNA SUPUESTA ENTRADA

Los cartógrafos lo tienen así de claro: ellos copiaron sus mapas de cartas de navegación diseñadas en la oscura noche de los tiempos. El gran veterano de la cartografía, profesor Charles H. Hapgood, se entregaba a su vez al estudio de Piri Reis. En una de las cartas recibidas por Hapgood, que mantenía correspondencia con las Fuerzas Aéreas de los EEUU, encargadas de cartografiar la Antártida, se decía lo siguiente: "Las líneas costeras tuvieron que ser cartografiadas antes de que el continente quedara cubierto por el hielo. En esa región la capa de hielo alcanza cerca de una milla de espesor. No tenemos la menor idea de cómo esos datos pudieron señalarse en el mapa con sólo los conocimientos geográficos de 1513".

Entre todos los investigadores llegaron a una conclusión que debe, al menos, asombrarnos: y ésta es ni más ni menos que los mapas de Piri Reis han sido trazados... ¡basándose en fotografías aéreas!, tomadas a una extraordinaria altura, desde una especie de satélite de esos que cruzan ahora el cielo, pero en lo que era incluso imposible pensar en los primeros años de nuestro siglo. ¿Fotografía aérea hace más de 400 años, si los mapas son del siglo XVI? ¿Hace 23 siglos, si estaban ya confeccionados en la época de Alejandro Magno? ¿Anteriores Quizás? Piri Reis no pudo basarse en los viajes de españoles a América, pues cuando ellos llegaron y reconocieron el continente, los mapas ya estaban confeccionados. El profesor Sarton, de Harvard, realizó un estudio de la escala y extrajo las siguientes conclusiones: las distancias entre los diferentes puntos eran exactas, tomando como baremo la medida griega estadio; la escala utilizada por Piri Reis fue derivada de la medición de la circunferencia de la Tierra que llevó a cabo Eratóstenes (siglo III - II a.C.) y que fue calculada precisamente en estadios (1 estadio = 559 pies = 186 metros). Tanto Reis como Eratóstenes sobrestimaron el perímetro del globo en un 4,5%. Restando esa diferencia a las escalas de los mapas de Reis, la exactitud con la realidad es asombrosa. Basándose en esto, Hapgood ha llegado a afirmar que los mapas de Reis son incluso anteriores a Eratóstenes, esto es, anteriores al siglo III antes de Cristo. Posiblemente de la época de Alejandro Magno. Y entonces tendríamos que volver a plantearnos la pregunta de cómo fue posible -y con qué información se contó en el siglo IV a.C. para ello- que fueran confeccionados unos mapas tan perfectos sin una tecnología cercana a la nuestra. Para colmo de sorpresas, si observamos detenidamente los mapas de Reis, veremos que entre América del Sur y África existe una isla de gran tamaño denominada Antillia, que no existe, o al menos no existe ya. Otras islas más pequeñas la rodean. ¿Se trata del mítico continente Atlántida? Los mapas de Piri Reis son un incómodo indicio a favor de la teoría del famoso escritor e investigador  Erich Von Däniken sobre la antigua visita de seres procedentes del cosmos: Según Erich von Däniken, la cosa es clara: seres extraterrestres cartografiaron nuestro planeta, y quizá también otros, desde estaciones espaciales; en una de sus visitas a la Tierra regalaron copias de sus mapas a nuestros antepasados; naturalmente fueron considerados como algo sagrado, y así se conservaron durante milenios hasta que finalmente cayeron en manos de nuestro hábil almirante turco. Al trazar su mapamundi, éste no sabía verdaderamente lo que representaba. Los mapas de Piri Reis han sido comparados con los más modernos, y las divergencias resultantes son mínimas. 

Así pues parece más que evidente que Colón no llegó primero como “enseñan” en la escuela,  pero los vikingos tampoco fueron los primeros, otros llegaron antes que ellos. Un camino que trataremos de desandar sobre la ante Historia, en la aurora de los tiempos, hacia la patria ancestral de los tiempos primigenios. En el próximo capítulo, continuaremos rastreando los innumerables rastros arqueológicos que han dejado los vikingos en América para tratar de develar el misterio insondable de la Humanidad: De dónde ha surgido el Hombre y cuál es su origen.

Bibliografía y Referencias:

(1) El saqueo del Museo Nacional de Bagdad-El mayor robo de la historia http://lacomunidad.elpais.com/
"El mensaje de los dioses", Erich von Däniken, Ediciones Martínez Roca, 1976
Cristóbal Colon y el Enigma de su Origen de Nissim Farij
Los Israelitas en América precolombina, de George Ypsilanti de Moldavia
Biografía resumida de Cristóbal Colón Revista Espacio y Tiempo Salvador Freixedo

NOTA RELACIONADA



BUSCANDO LA VERDADERA HISTORIA DE “LOS PUEBLOS ORIGINARIOS”: DESCENDIENTES DE TROYANOS (CAP. VII)

BUSQUE TAMBIÉN EN NUESTRA ETIQUETA "LA VERDADERA HISTORIA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS" PARA LEER LOS ARTÍCULOS PRECEDENTES

1 comentario:

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...