martes, 27 de marzo de 2012

CUANDO HÉCTOR TIMERMAN VISITABA AL PRESIDENTE GENERAL JORGE RAFAEL VIDELA



El sionista Canciller Héctor Timerman, quien hoy tiene a su cargo las relaciones diplomáticas con los países del mundo, en 1976 no solamente escribió alentando y auspiciando el golpe de Estado de 1976.
Dicho golpe de Estado, que diera inicio al liberal Proceso de Reorganización Nacional, era el objetivo que buscaban los subversivos terroristas en su guerra para justificar las atrocidades que habían realizado hasta ese momento, y no sólo eso: fue parte de la búsqueda de un "vacío de poder" que en su idealismo querían lograr para en ese contexto asumir el mando de la Nación.
Sin embargo, Timerman además de escribir y dirigir el diario "La Tarde", que aplaudió el golpe de 1976, fue recibido por el Presidente General Jorge Rafael Videla. Tal circunstancia deja a las claras que ni el gobierno militar era "antijudío", ya que además durante el mismo trabajaron de modo público en el ámbito de la cultura (aunque bajo cierta "censura" liberal) personajes como Gerardo Sofovich, Hugo Sofovich, Hugo Moser o "Tato Bores").
Una nota periodística de aquellos tiempos, que además es ilustrada por una foto, relata en su epígrafe: "El presidente de la Nación, teniente general Jorge Rafael Videla, recibió a los directores de diarios y medios de difusión en la Casa Rosada. En representación de La Tarde concurrió su director Héctor Timerman. El general Videla exaltó el sentido de unidad nacional que inspira al gobierno y destacó la necesidad de superar las antinomias que separan o dividen a los argentinos. Señaló el presidente que existe entre los hombres que integran la Junta Militar el ferviente deseo de concretar las esperanzas que se han generado en el pueblo a partir del 24 de marzo. El general Videla ponderó la labor periodística y señaló su deseo de que los medios de difusión formulen críticas cuando el gobierno incurra en desviaciones de sus propósitos de gobierno". Al parecer, Videla siempre fue más "democrático" que el oficialismo kirchnerista...
Sin embargo, el actual Canciller sionista Héctor Timerman pasó de "adicto" al régimen del Proceso Militar a ser su crítico. Tal camaleonesco cambio, lo muestra como un agente de inteligencia extranjero, al servicio del sionismo internacional, del MOSAD.
Ayer estuvo al servicio de la dictadura, pero hoy está al servicio contradictorio del juzgamiento de esa misma dictadura que había promovido y defendido. Y esto no es un mero acto de hipocresía del mismo.
Es importante destacar además, que su padre, Jacobo Timerman, había sido detenido por el General Ramón Camps, el cual lo responsabilizaba de tener vinculaciones "de ambos lados" (subversivos y militares), en sus más altas esferas, además de participar del manejo financiero de las actividades terroristas y subversivas.
En el juicio seguido al P. Christian Von Wernich, Héctor Timerman se presentó a declarar para afirmar casi como si fuese un testigo presencial, hechos de los que su padre había sido protagonista, buscando la condena del sacerdote como si hubiese sido un delincuente de la máxima peligrosidad, a causa de que le tocara ser Capellán de la Policía bonaerense. No es posible responsabilizar a un Capellán de las acciones que el Episcopado debía concretar ante el Gobierno (tal como lo hiciera mediante reservadas intimaciones a que el Proceso Militar cesara en sus excesos represivos, apercibiendo y amonestando a causa de los mismos). Pero Von Wernich no era responsable de la situación nacional, ni siquiera de la bonaerense, y fue condenado simplemente por ser Capellán, ya que de las declaraciones del juicio llevado en su contra no surge que él realizara acciones ajenas a su función, en el contexto en que le tocó ejercer la misma.
Tampoco es posible ocultar que Jacobo Timerman tenía vinculaciones hasta con el mismo Arzobispo de La Plata, Antonio José Plaza, el cual a su vez tenía como administrador del dinero a Graiver. Y que en ese contexto, el periodista del diario "La Opinión" fue detenido, siendo su liberación ordenada a raíz de la visita de la Comisión de Derechos Humanos, como un "canje" por la nota incorporada a su informe, donde se narran someramente algunos estragos de "lesa humanidad" cometidos en la guerra por el bando de la acción subversiva terrorista.
Jacobo Timerman estaba de un bando... Héctor Timerman, su hijo, del lado de los militares, justificando todo su accionar.
Esto no es mera hipocresía: esto es Traición a la Patria. ¿Acaso la Presidente Cristina Fernández Wilhelm no está al tanto de estas circunstancias? Parece que el 24 de marzo, el feriado "Día de la Memoria", algunos estuvieron amnésicos.
Nadie puede negar los excesos inadmisibles del Proceso de Reorganización Nacional, principalmente los que estuvieron a cargo del masón Almirante Emilio Eduardo Massera. Pero tampoco se puede obviar el contexto en que se dieron, en el marco de una Guerra, que tuvo su punto de inflexión en el Operativo Independencia ordenado por el mismo Gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón.
Hubo una guerra. Hubo excesos. Nadie puede negarlo.
El Canciller Héctor Timerman hoy además es cómplice de la corrupción que envuelve todo el ámbito gubernamental. Y para muestra, basta un botón. El mismo ha firmado el 7 de enero de 2011 con Hebe Pastor de Bonafini, cuyos hijos ella misma reconoció que están vivos, un convenio por el cual el sistema diplomático argentino estaría al servicio de la construcción de casas encargadas a Sergio Schoklender, situación que generó un escándalo mediático sin precedentes.
Timerman, Schoklender, un solo corazón...

Fte: Diario Pregón de la Plata

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...